JB Spy

Todo sobre Jonas Brothers y tus artistas favoritos, más webnovelas.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 CAPÍTULO 8: “Primera fase del Plan”

Ir abajo 
AutorMensaje
Jodith
Admin
avatar

Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 28/02/2011
Edad : 29
Localización : Jonasland

MensajeTema: CAPÍTULO 8: “Primera fase del Plan”   Sáb Mayo 14, 2011 3:56 pm

NARRACIÓN DE JOE:


No puedo evitar sentirme molesto al ver a Nick y Flor aquí, interrumpiendo nuestra cita.
-¿Puedo saber qué hacen aquí?
-Ey, tranquilo –me dice Flor sonriendo, pero nada le creo.
-Solo vinimos a dar un paseo –comenta mi hermano-. Y al verlos quisimos pasar a saludar.
-Ah, que oportuno –realmente estoy muy molesto.
-¡Un picnic que lindo! –exclama Flor y se sienta a comer.
-¿Perdón? –le sugiere Edith.
-Ay, lo siento, es que tenía mucha hambre.
-Claro –intervengo yo-. Quédense y disfruten del picnic. Nosotros tenemos mejores cosas que hacer.
Mira a mi novia insinuándole que nos vayamos. Ella se pone de pie y tomo su mano.
-No tienen por qué irse. Podemos pasar el día los cuatro, ¿qué les parece? –nos propone Nick.
-En realidad hoy cumplimos un mes juntos y queremos estar “solos” –le remarco esa última palabra para que entienda su intromisión.
Comenzamos a caminar de regreso al auto pero él nos sigue.
-Esperen – nos detenemos-. ¿Qué tal otro día entonces?
Edith me mira sin saber qué responder.
-Podría ser –le digo yo.
-Ok. Nos vemos.
Subimos al automóvil y al hacer algunos metros le digo a Edith:
-Es increíble que nosotros nos hayamos ido de nuestra cita.
-Pero estamos juntos…y solos ahora…-dice ella para contentarme, y en verdad lo hace.
Terminamos yendo a la playa a caminar descalzos sobre la arena, que cursi suena pero el estar aquí no lo es.
Por fin pudimos estar solos y tranquilos, y disfrutar de nuestra compañía.
Por la mañana, luego de pasar la noche en mi casa, ella debe irse a trabajar lamentablemente. Desayunamos temprano y después la llevo hasta el Shopping.
-¿Te veré más tarde? –le digo, sabiendo la lógica respuesta.
-Supongo… ¿Vendrás a buscarme?
-Por supuesto. Te llamo sino.
-Ok –me da un dulce beso y luego solo espero hasta que entre al lugar.
Paso por casa de mis padres para visitarlos que hace días no los veo. Mamá luce contenta por mi relación con Edith, eso es bueno.
Aun falta una hora para que tenga que ir por ella así que voy hasta mi casa a buscar unas cosas. Al llegar me encuentro con Flor.
-¿Flor? ¿No estabas trabajando?
-Me despidieron.
-¿Qué? ¿Por qué?
-No sé…
-¿Cómo no sabes? Tiene que haber un motivo.
-La verdad no me dieron ninguno.
-Que mal…
-Necesito de un abrazo de mi amigo… ¿Es mucho pedir?
-No…supongo…
Ella se lanza a mis brazos, se ve tan triste que no puedo negarme, después de todo es mi mejor amiga hace varios años.
-Tranquila…le encontraremos solución…
-Espero…Porque ahora no sé qué haré…Quedaré en la calle.
-No, eso no.
-¿Qué haré?
-No sé…Tal vez pueda hablar con Edith y ella piense algo.
-¡No! ¿Por qué ella?
-Es tu amiga también.
-Pero tú eres mi mejor amigo.
Ya se ha pasado el horario en que debía buscar a Edith, y no le avisé nada.
-Eh…Flor, discúlpame pero…
-¡No me dejes sola Joe!
-Pero…
-¡Por favor!
-Es que…
Los minutos siguen pasando entre la insistencia de mi amiga y no sé qué hacer. Es una situación compleja. Mi mejor amiga me necesita, pero debo ir por mi novia.
-Solo haré un llamado –le explico.
Edith tendrá que entender…aunque yo no quiera decepcionarla a ella tampoco.
-Pero… -intenta frenarme Flor.
Busco en mis bolsillos pero no hallo mi celular, ¿dónde lo dejé? Busco dentro de mí vehículo pero tampoco está allí. Tal vez lo dejé en casa de mis padres.
-¿Me prestas tu teléfono? –le pido a Flor.
-¿Para qué?
-Me quedaré contigo, pero necesito hacer un llamado.
-Ok…
Me da su celular. Marco el número de mi novia. Luego de los cuatro tonos, no responde. La llamo una vez más, seis tonos y nada. Una llamada más y me atiende su contestador. No entiendo, ¿se ha enfadado?
-Lo siento Flor.
-¡Joe!
-Sube al auto si quieres.
Entro a mi coche, seguido de ella. Me dirijo hasta el Shopping.
Al entrar en la tienda donde Edith trabaja solo me encuentro con Celi.
-Hola…disculpa…¿Edith? –le pregunto bastante agitado, no sé por qué mi corazón palpita aceleradamente.
-¿No se fue contigo?
-Yo acabo de llegar…
-Me dijo que se encontraría contigo.
-¡¿Qué?! ¿A dónde? Quedamos en que vendría a buscarla.
-Pero…Ella dijo que le habías preparado una sorpresa…
-¿Qué? Nunca le aviso si así es…
En ese instante recuerdo que yo no tengo mi celular. ¿Qué tal si alguien me lo robó y la llamó haciéndose pasar por mí?


SIGUE--->>>
NARRACIÓN DE EDITH:


-¿Puedo saber qué hacen aquí? –les pregunta Joe.
Luce tan molesto, mi vida.
-Ey, tranquilo –dice Flor sonriendo.
-Solo vinimos a dar un paseo –comenta Nick-. Y al verlos quisimos pasar a saludar.
Y me mira de esa manera…¿Qué es lo que quiere?
-Ah, que oportuno –expresa Joe.
-¡Un picnic que lindo! –exclama Flor y se sienta a comer.
-¿Perdón? –le sugiero.
¡Que atrevimiento!
-Ay, lo siento, es que tenía mucha hambre –dice tan tranquila mientras sigue comiendo.
-Claro. Quédense y disfruten del picnic. Nosotros tenemos mejores cosas que hacer –acota Joe.
Me mira insinuándome que nos vayamos. Me levanto y él toma mi mano.
-No tienen por qué irse. Podemos pasar el día los cuatro, ¿qué les parece? –nos propone Nick.
-En realidad hoy cumplimos un mes juntos y queremos estar “solos” –le explica mi amor.
Comenzamos a caminar de regreso al auto pero él nos sigue.
-Esperen – nos detenemos-. ¿Qué tal otro día entonces?
Veo a Joe a los ojos intentando que él decida.
-Podría ser –le responde no muy convencido.
-Ok. Nos vemos.
Subimos al automóvil y al hacer algunos metros me dice:
-Es increíble que nosotros nos hayamos ido de nuestra cita.
-Pero estamos juntos…y solos ahora…
Él sonríe, esa sonrisa que tiene te hace derretir, no hay dudas que lo amo.
Nos dirigimos hasta la playa en donde al fin podemos estar solos.
Al estar recostados sobre la arena, abrazados, mirando el atardecer, él me susurra al oído:
-¿Recuerdas que cuando nos conocimos te dije que te buscaría hasta en el fin del mundo con tal de tenerte junto a mí otra vez?
-Sí, lo recuerdo. Fue lo que me enamoró de ti.
-Pues tenlo presente cada día porque todavía lo sostengo.
-Lo recordaré por siempre.
-Y yo lo cumpliré cada día.
-Te amo.
-Y yo te amo más.
-No comencemos una batalla de te amo porque…
Me calla con un perfecto beso.
Luego de algún que otro mimo, vamos hasta su casa, donde cenamos y…lo demás quedará en nuestro recuerdo.
Por la mañana, lamentablemente debo despertarme temprano para ir a trabajar. Él tan dulce se levanta conmigo y me prepara el desayuno. ¿No es el hombre perfecto?
-En verdad quieres que te ame con locura –le digo abrazándolo por su espalda.
-Claro que te quiero loca de amor por mí, porque tú me tienes así por ti.
Se voltea para tomarme en sus brazos y permanecemos así unos minutos, hasta que me doy cuenta de la hora.
Nos sentamos a desayunar, de todos modos, como era de esperarse, me llevará en su auto así que tenemos tiempo.
Una vez que terminamos, voy por mi bolso y salimos para el Shopping. Al llegar lo veo con esa carita triste que hace cuando tenemos que separarnos, que me pone a sus pies.
-Amor…
-¿Qué?
-Me matas cuando pones esa cara.
No puede más que reírse.
-¿Te veré más tarde? –me pregunta.
-Supongo… ¿Vendrás a buscarme? –le sugiero, sabiendo que lo haría.
-Por supuesto. Te llamo sino.
-Ok.
Me despido con un beso y desciendo del vehículo para entrar de inmediato al Shopping, ya que solo me quedan dos minutos.
-¡Buen día! –solo está Celi, que raro.
-Hola…
-¿Qué pasó? ¿Y Flor?
-Renunció.
-¿Qué?
-Sí, discutimos y…
-¿Por qué discutieron?
-Por… -suspira-…tú y Joe.
-¿Qué? ¿Cómo así?
-Sí. Todavía no acepta que ustedes…sean pareja.
-Creí que…ya había pasado eso…
-Parece que no.
-¿Entonces?
-Solo seremos nosotras dos.
-Ah…
El resto de la mañana continúa prácticamente normal.
A eso de quedar tan solo media hora para el almuerzo, Joe me envía un mensaje.
“Quiero mostrarte algo. No podré ir por ti. ¿Puedes venir aquí?”
Y me pasa una extraña dirección.
“Claro, en cuanto salga iré”.
“Te envío un taxi” –me responde de inmediato, como suele hacer.
Lo hablo con Celi, muy por arriba porque justo llega un cliente de último momento.
Ya ha pasado la hora. Mi amiga me mira, aun estoy atendiendo a ese cliente.
-Vete, yo me encargo –me dice amablemente.
-¿Segura?
-Sí, ve tranquila. Joe te debe estar esperando.
-Ok. ¡Gracias!
Tomo mis cosas y me retiro. El taxi ya está allí fuera. Subo y me lleva hasta la dirección que Joe me envió. Llego allí pero no veo su automóvil estacionado. Estoy a punto de pagarle al hombre y éste me dice:
-No, querida, ya el muchacho me pagó el viaje.
-Ah…ok…
Desciendo del taxi y subo hasta el noveno piso, tal como me indicó él.
Es un edificio de departamento que recién han construido, ¿qué tendrá en mente este hombre?
Entro al apartamento que me sugirió pero no hay nada ni nadie. Lo extraño es que el balcón está abierto. Me asomo allí, tiene una hermosa vista de la ciudad.
Mientras estaba respirando ese aire, siento unos pasos detrás míos, que me hacen sentir un escalofrío recorriendo mi espalda.
-¡Hola! –me dice esa voz que sin dudas en esta situación me hace entrar en pánico.


SIGUE--->>>

NARRACIÓN DE NICK:


Típico del predecible Joe, no cabía dudas que le haría algo así como un picnic en el parque para festejar su primer mes juntos.
Debo llamar a Flor, hay que arruinárselo, demasiado pacientes hemos sido ya.
-Paso a buscarte. En veinte minutos estoy allí –le digo eso simplemente.
-¿Para qué?
-Han pasado mucho tiempo juntos…hoy debemos actuar.
-¿Cambio de plan?
-Tengo uno mucho mejor que no fallará. Edith será solo mía…y tú podrás hacer lo que quieras con mi hermano.
-Ok…
Termino la llamada. Tomo las llaves de mi coche y salgo de la casa.
Mi plan es infalible.
Llego por Flor y vamos directamente hasta el parque. Llegamos allí y los vemos sentados disfrutando del picnic, no por mucho tiempo.
-¿Puedo saber qué hacen aquí? –pregunta Joe enfadado.
Pobre, no sabe lo que le espera.
-Ey, tranquilo –le pide Flor.
-Solo vinimos a dar un paseo –comento-. Y al verlos quisimos pasar a saludar.
Miro a Edith, luce tan hermosa.
-Ah, que oportuno –expresa Joe.
Realmente está molesto, que risa me causa, pero me contengo.
-¡Un picnic que lindo! –exclama Flor y se sienta a comer.
-¿Perdón? –le sugiere Edith.
-Ay, lo siento, es que tenía mucha hambre.
-Claro. Quédense y disfruten del picnic. Nosotros tenemos mejores cosas que hacer –acota Joe.
Edith se pone de pie y él la toma de la mano, como me…no me gusta para nada que lo haga.
-No tienen por qué irse. Podemos pasar el día los cuatro, ¿qué les parece? –les propongo.
-En realidad hoy cumplimos un mes juntos y queremos estar “solos” –me explica mi ‘hermano’.
Caminan hasta el automóvil, y yo los sigo.
-Esperen – se detienen-. ¿Qué tal otro día entonces?
Solo como parte del plan.
-Podría ser –responde Joe, no convencido claro.
-Ok. Nos vemos.
Ellos suben al vehículo y se marchan.
Picnic arruinado, ¿qué sigue? No, por hoy los dejaré.
Pronto querida serás solo mía.
Levantamos las cosas y llevo a Flor de regreso a su casa. En el camino le comento el nuevo plan. Al principio duda…pero luego está de acuerdo con que es lo mejor para ambos.
Antes de volver a mi casa decido pasar por la playa, y allí los veo en una situación que…me lleva a pensar en llevar a cabo la primer fase del plan.
A la mañana siguiente sigo pensando lo mismo, lo haré. Hoy es el Día D.
Llamo a Flor para informarle de esto, necesita comenzar con la confusión y yo…bueno…yo sé qué hacer.
Llamo a mi madre, tal vez ella sepa de mi hermanito, sino lo llamará y lo sabré.
-¡Hola mamá!
-¡Hola hijo! ¿Qué tal estás?
-Muy bien…Mamá…
-¿Sí?
-¿Has sabido de Joe?
-Mira, casualmente en éste momento acaba de llegar.
-Ah…Salúdamelo. Te dejo con él que hace tiempo no lo ves.
-¿No quieres venir así lo ves también? Ya que preguntaste.
-Es que…tengo cosas que hacer…Solo preguntaba porque un amigo quiso saber de él, fue a su casa y no lo encontró. Y no atiende su celular.
-Ah…ok…Le diré.
-No, déjalo. Ya no importa.
Me despido de ella. Me sienta mal tener que mentirle, pero es parte de mi gran plan.
Me dirijo de inmediato hasta la casa de mis padres, e ingreso sigilosamente por la puerta trasera.
Una vez más…Joseph, eres tan predecible. Dejó su celular sobre la mesita de entrada. Por suerte y están hablando en el patio delantero así que no me costó nada llegar hasta aquí. Lo tomo, lo necesito. Se lo olvidará sin dudas.
Le envío un mensaje a Edith en nombre de Joe.
“Quiero mostrarte algo. No podré ir por ti. ¿Puedes venir aquí?”
Por suerte el lugar para llevar a cabo mi plan ya lo tengo reservado desde antes. Un edificio recientemente construido, que aun no habilita, y que se encuentra en una zona apenas poblado, perfecto para el plan.
“Claro, en cuanto salga iré” –me responde.
“Te envío un taxi”
Escondo el celular en la sala.
Vuelvo a salir por la puerta trasera y doy la vuelta para encontrarlos allí aun platicando. Joe al verme se despide de mamá, aun sigue enojado por lo de ayer. Desciendo del coche y me quedo un momento con mamá.
-Disculpa, solo vine a decirte que vendré a cenar, ¿te parece?
-Claro hijo. Lástima que Joe tuvo que irse.
-Descuida, está un tanto susceptible.
-¿Discutieron?
-No, hace tiempo no lo hacemos.
-Mmm…espero…
-Mamá, confía en mí.
-Lo hago Nick.
-Hasta la noche.
Beso su frente y regreso al auto.
Llamo a otro de mis contactos para que vaya a buscar a Edith y la deje en ese sitio.
Después solo queda esperar a que ella llegue y Flor haga su parte del plan, entretener a mi hermano.
La hora indicada en mi reloj, y Edith tan puntual ingresa al edificio. Sola caíste en mis redes querida.
Espero unos minutos, la dejo recorrer el apartamento. Cuando se aproxima al balcón me acerco a ella. Parece darse cuenta de mi presencia porque comienza a temblar.
-¿Eso provoco en ti preciosa? –le digo.
No se atreve a mirarme, no es necesario que lo haga.
Con mi pañuelo embebido en el perfecto líquido, llamado cloroformo, cubro su boca hasta que cae sobre mis brazos. La cargo delicadamente hasta mi auto y allí la dejo recostada en el asiento trasero, cubriéndola con una tela para que nadie la vea. Me encargo de su celular, que sé que puede delatarme, lo entierro bajo un árbol, ¿quién sospechará? Nadie. Ya dije, mi plan es infalible.
Subo al auto y solo resta conducir hasta nuestro ¿hogar? Podría llamarse así, solo será provisorio de todos modos.


CONTINUARÁ…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jbspy.foroargentina.net
 
CAPÍTULO 8: “Primera fase del Plan”
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Reglas para primera etapa, Favor de leer y exponer cualquier duda
» La Guerra del Chaco (1932-1935).
» Plan de Capacidades Militares(Primera Etapa 3 años) Informe Realista del Proyecto
» CAMBIO DE FASE CAJAS
» Duda fase de batalla

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
JB Spy :: Mis novelas -Jodith :: Just mine-
Cambiar a: